Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante Tancat

Cocina tradicional española: genuina y de altísima calidad

Be Sociable, Share!

  • Guía Óleo
  • Comida 24/30
  • Servicio 23/30
  • Ambiente 21/30

Imperdible el jamón de Tancat

Creo que de todos los restaurantes de comida española que he visitado en Buenos Aires, éste es probablemente uno de los más auténticos. Tenía que ser, después de todo, somos descendientes de españoles, más que de cualquier otra colectividad. Y por eso, al igual que los bares que rodean la Plaza Mayor de Madrid, esta tasca conserva la tradición de abarrotar su barra de exquisitas tapas: pulpo, boquerones, tortilla de papas, pimientos del piquillo, y por supuesto, un infaltable jamón, que sin ser auténticamente español, acusa 10 meses de estacionamiento. Y sin lugar a dudas, es uno de los mejores que pueden consumirse en esta ciudad: no tan salado, mas aromático, y con un irresistible dejo dulzón, es el más parecido a los ibéricos que se hace en estas tierras.

Sin embargo Tancat es mucho más que un rico jamón: los chipirones, pequeños, tiernos, y súper sabrosos, también son de lo mejor. Como la Chernia, jugosa, intensa, y deliciosa.

¿El secreto de tan buenos pescados y mariscos? Que son frescos, del día, nunca congelados. Pero además, porque se respetan los puntos de cocción, y porque utilizan un aceite de oliva extra virgen de primera calidad para los salteados, sellados y luego en crudo para condimentarlos. Ahhhhh… y con unas gotas de limón y pimentón. ¿Para qué más?

Lo que sí, quedó a mitad de camino su tortilla de papa, que no estaba a la temperatura justa, ni tampoco muy gustosa que digamos. Probablemente la papa no haya estado recién hervida, o quizás ese día el verdulero no les entregó un tubérculo de muy buena calidad. Vaya uno a saber. Pero además le faltaba sazón (sal y pimienta). No importa: con los pescados, los mariscos, y el jamón que me sirvieron, se ganaron mi corazón. Y eso que también el pan dejó mucho que desear: duro y gomoso. Pero muy ricos los postres, aunque extremadamente sencillos, pero bien preparados, tanto el budín de pan, como el flan al caramelo. Lo mismo el café, que cumple sin descollar.

Lo malo: tiene muchos adeptos, por lo que cuesta conseguir lugar. Igual, celebro su éxito, que bien merecido lo tiene.

Be Sociable, Share!



¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook