Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante Phuket

Interesante propuesta asiática para salir de la rutina

Be Sociable, Share!

Dirección: Honduras 4169
Palermo
Teléfono: 4861-1679/4861-4772
  • Guía Óleo
  • Comida 25/30
  • Servicio 24/30
  • Ambiente 22/30

PhuketHacía tiempo ya que quería visitar este pequeño reducto de cocina thai y del sudeste asiático. No tan pequeño la verdad desde su última ampliación. Pero sí lo suficiente como para mantener todo el carácter y el ambiente de un verdadero negocio familiar. Lo que se refleja en la calidez de la atención, y en la calidad de sus platos.

Lo primero que me llamó la atención es su cuidadísima carta de vinos, que aunque pequeña, contiene verdearas joyas, no muy conocidas en el mercado, pero sí muy apreciadas por los verdaderos amantes de esta bebida, y a buenos precios. Lástima, la comida picante con el vino muy bien no se lleva. Pero no todos los platos lo son.

Comencé con los Langostinos rebozados con coco, y las croquetas Thot Han Plaa, de pescado, chauchas y curry. Ambas preparaciones muy bien. Quizás los langostinos no del todo crocantes y turgentes como a mí más me agradan, pero gustosos y de gran tamaño.

De los principales, probé el Chu Chi Plaa: Salmón Rosado, Curry Rojo, Lima Kaffir, Cilantro, y Chiles picantes sobre colchón de verdes y arroz Basmati. Perfecto el punto del pescado, y delicioso el curry rojo, aunque bastante picante para mi paladar, pero podían sentirse la notas cítricas de la lima y la untuosidad de la leche de coco. Muy bien también el Kai Pod Met Mamuang, un salteado de pollo con ananá, castañas, hongos, y vegetales. Muy marcadas las notas agridulces, parecido al clásico de la cocina china-argentina de los ´80 que tanto proliferó, pero muy agradable de todas formas.

Entre los dulces, probé la Kluay Tort, buñuelos de banana fritos con sésamo, miel, menta, y helado de coco. El dulzor del helado opacó un poco los buñuelos, de una banana impoluta, casi en estado puro. Y por sugerencia de la casa e insistencia de los demás comensales, también me animé con la Copa Phuket, a base de mousse de chocolate, dulce de leche, y crema. Nada Thai, ni nada light. Pero el menos terminó de apagar el fuego del curry rojo. Y maridó perfecto con un rico café que tampoco tenía porque ser del sudeste asiático.

Be Sociable, Share!



¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook