Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante Osaka

Magnífica cocina fusión: peruano-japonés

Be Sociable, Share!

Dirección: Soler 5608
Palermo
Teléfono: 4775-6964
Horario
Lunes a Sábados de 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 0:30
  • Guía Óleo
  • Comida 27/30
  • Servicio 19/30
  • Ambiente 15/30

Excepcional Sushi de influencia peruana

Pioneros absolutos en Buenos Aires de la cocina Nikkei (fusión peruano-japonés), continúa sorprendiendo con preparaciones innovadoras y sabores intensos,  pero al mismo tiempo de un extraordinario equilibrio. Y si bien siempre sostengo que la única manera de garantizar la calidad de un sitio, es con un menú de pocas opciones, y un salón de pocas mesas, lo cierto es que Osaka es la excepción. Es asombroso como logran tan buenos resultados, aún cuando sus dos salones y tres barras están siempre atiborrados de gente: nunca hay menos de 100 comensales por turno. Y encima con una abrumadora oferta de platos en carta: ceviches, tiraditos, causas, anticuchos, amplia variedad de sushi, tapas nikkei, sopas…

Y además los platos principales, de cocina, al wok, al grill, más un apartado de guarniciones completan una inverosímil lista de opciones increíblemente tentadoras. Y hasta dónde pudimos probar, bien resueltas.
Decidimos abrir la velada con una degustación de tres variedades de ceviches, comenzando con el Ceviche Nikkei, que como todo en esta cocina, combina ingredientes y técnicas de la cocina peruana y japonesa. En este caso agregando kyuri (pepino japonés) a la receta clásica, más una salsa a base de yuzu, en lugar de jugo de limón, que es una fruta  mucho mas dulce y más parecida a la mandarina.
Acto seguido, continuamos con el Ceviche Indo,  de característica mas tropical, con salmón rosado en lugar de un pescado blanco, mango, leche de coco, y togarashi, que es una mezcla japonesa de especias que incluye entre otras cosas, un ají rojo y picante como el chile, cáscaras de naranja tostadas, semillas de sésamo negro y amarillo, pimienta de sechuan, algas, y jengibre.
Ambos se sabores bien contrastados y definidos, con una muy agradable particularidad: tanto el Ceviche de Salmón Indo, como el Ceviche Nikkei, fueron preparados con muy poco jugo cítrico, lo que evitó que el pescado se cocine, y entonces se conservó en su estado fresco y natural, un detalle inusual, pero francamente fabuloso.
En cambio, el Ceviche Al ají amarillo, mucho mas picante, y de textura mas tradicional gracias a un abundante leche de jaguar (mas bien leche de tigre: lima, limón, y los propios jugos del pescado, y del resto de los ingredientes que se van desprendiendo a medida que los cítricos a actúan sobre ellos). Pero también con aromas propios asiáticos: aceite de sésamo ahumado, y un “toping” de wantan de camotes glaseados (una maza crocante hecha con batatas cocidas en un medio agridulce) para amenizar el picor. Muy bien también.
Como segundo paso elegimos el sushi, primero unos rolls denominados 2-Salmones: con salmón rosado fresco y levemente especiado en el interior, más otro apenas sellado por los bordes, y bañado de una salsa agridulce por afuera. Estupendo. Como los makis Tabaskeado: de pescado blanco con escamas de sal marina, pétalos de tomate fresco, ostiones, y abundante guacamole en el exterior, cornado con gotas de salsa tabasco. También perfectos.

Pero lo mejor de la noche sin duda serían las Tapas Nikkei. Una vez más el punto de cocción, la frescura, y la fabulosa combinación de ingredientes poco convencionales fueron la clave de sus bondades.

Por un lado las Gyozas de solomillo de cerdo braseado (mini empanaditas japonesas) con eschalotes, cherrys, y nube de papa (especie de puré súper suave y liviano) como guarnición: Memorable. Cómo las clásicas Vieiras a la parmesana gratinadas que vinieron luego. Y  las dos perlas de la noche: el Kanit de masa crujiente relleno de centolla, con negui (verdeo japonés), pasta de maní, miel de ají rocoto, y maracuyá a modo de salsa. Supremo. Y los Mariscos al fuego, que resultaron ser unas conchas cubiertas de vieiras y chipirones, en una preparación verdaderamente sublime, con un fuerte protagonismo de la leche de coco, notas a manteca noistte, sutil picante, y un inolvidable bouquet frutal y especiado para equilibrar la fortaleza de los pequeños tentáculos de los calamares bebés. Sinceramente uno de los platos más deliciosos que haya probado en los últimos años.

Y claro, los postres tampoco defraudaron. Probamos una Degustación de Suspiros Limeños, este postre tan característico a base de leche condensada y yemas de huevos, esta vez en tres variantes, clásico, de coco, y de lúcuma. Todos verdaderamente maravillosos, en especial el de lúcuma, que claro, cautiva extra porque su aroma no es fácil de encontrar en esta ciudad.
Las únicas “contras” de la noche fueron dos: primero, la mesa que nos pretendieron dar en un principio, pequeña, incomodísima, en el medio del paso, y pegado a otros comensales. Nobleza obliga nos la cambiaron ante el primer reclamo. Pero como teníamos una reserva con varios días de anticipación dolió que nos dieran el peor sitio primero, cuando el resto del salón estaba vacío. Y la otra observación: nos cobraron un elevado cubierto, siendo un sitio que no sirve pan, y dónde se come con palitos.  De cualquier forma, el balance final es más que bueno, y amerita volver con cierta asiduidad.

Be Sociable, Share!


2 comentarios de Restaurante Osaka

  1. 2013/01/18 1:06

    hola quiero denunciarlos cosas sucias se ven uno de los chefs siempre va alcoholizado a trabajar nos amenazan y nos suspenden con tal de no pagarnos y ahorrarse unos mangos. con companeros denunciamos ante el ministerio anonimamente y otros lados pero nadie hace nada. no pagan las cargas sociales ni las obras sociales ni siquiera tenemos todo el sueldo en blanco y queremos alguien nos ayuude por favor difundan. Tim

  2. 2013/09/27 19:43

    es una excelente fusion espero un dia poder deleitar mi paladar con todo su sabor


¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook