Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante L’Atelier de Céline

Sitio histórico y cocina francesa unidos en San Telmo

Be Sociable, Share!

Dirección: Carlos Calvo 242
San Telmo
Teléfono: 4361-1269
Horario
Mar-Vie 18hs al cierre. Sáb 12 a 16hs y 18 al cierre. Dom 12 a 16hs y 20 a 23hs.
  • Guía Óleo
  • Comida 24/30
  • Servicio 23/30
  • Ambiente 23/30

L'Atelier de CélineEn una formidable casona colonial del año 1807, con dos estupendos salones comedor de época, y una preciosa terraza al aire libre, funciona este reducto de cocina fusión Franco-Argentina, que atrae por igual a locales y turistas, tanto por la autenticidad de su preciosa arquitectura, como por la nobleza de su cocina.

De las entradas, brilló Le Nordique: salmón ahumado casero, con su flan de puerros servido tibio, sobre hojas verdes. Exquisito tanto el pescado, en equilibrio, textura, y sabor, como su guarnición. Muy agradable también el Mon Magret Fumé: Magret de Pato ahumado en l’Atelier; Feteado con su chutney de ciruelas y nueces caramelizadas es imponente por el juego de contrastes que propone: dulce y salado, crocante y untuoso. En cambio La Briquette Crème Brûlée de queso Brie con sus brotes, no logró seducirme del todo, por su textura, y su temperatura. Lo hubiera preferido caliente y con el queso escurriéndose en el tenedor, en lugar de frío y firme como los sirvieron. Cuestión de gustos quizás.

De los principales, resultó maravilloso La Danse du canard: Pata muslo de pato confitado sobre su rosti de papas, verdeo y panceta con manzanas caramelizadas y reducción de higos. Impecable la cocción del pato, cuya sabrosa carne se desprendía por sí sola del hueso, y estupendas las dos guarniciones, en perfecta y armónica conjunción con el confit.

Sin embargo, Les Coquets: Pastas caseras presentadas en paquetitos, rellenas de roquefort y peras con una salsa de espinaca y almendras tostadas falló en la ejecución. La pasta carecía casi completamente de relleno, y no se percibían ni el queso azul, ni las peras. Aunque sí abundaban la crema de espinacas y las almendras tostadas.

Los dulces cumplieron con creces los tres que probé. Primero la Le Tarte Tatin: La famosa y clásica torta de manzanas cortadas finamente con su bocha de helado de vainilla. Luego Le Plaisir Mousse de chocolate y naranja con su toque de crema y por ultimo Les 3 Petites Crèmes: La famosa Creme Brûlée en sus 3 versiones: clásica de vainilla, nutella y naranja resultaron perfectas. Igualitos a los que sirven en el viejo mundo. Trilogía encantadora.

La atención fue correcta y amable durante toda la noche. Y la cuenta no desentonó, considerando si, que se trata de un barrio y sitio frecuentado por turistas. Volveré!

Be Sociable, Share!



¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook