Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante Las Pizarras

Perfecta cocina sin puestas en escena

Be Sociable, Share!

  • Guía Óleo
  • Comida 22/30
  • Servicio 14/30
  • Ambiente 13/30

Rodrigo Castillo en su Bistró

No hay cosa que me predisponga mejor al entrar a un restaurante que ver al chef -cuando además es el propietario del establecimiento- paseándose por el salón, y explicándole a los comensales los secretos de su cocina, o las intimidades de las bodegas, o los rumores del mundo gastronómico en general. Y más aún cuando se trata de un bistró (restaurante pequeño) sin las pomposas puestas en escena de Puerto Madero o Palermo Hollywood, que con frecuencia sólo sirven para encubrir una cocina mediocre, para la masa, para la gilada, para el new rich, pero que a mí no me conmueve, ni emociona.

Todo lo contrario de Las Pizarras, dónde lo importante pasa por los platos, que estimulan lo que debe: el sentido del gusto y el olfato. Porque eso es lo que yo vengo a buscar en un restaurante, y no una súper ambientación. Si quiero que me atiendan como un rey o que me hagan masajes en los pies, voy a un Spa. Para escuchar buena música, a un concierto. Un restaurante no está para cumplir esos deseos. La ambientación y el servicio deben acompañar, pero por sí solos no valen nada. Y por eso desconfío de los grandes restaurantes de arquitecturas sofisticadas, y mueblería exclusiva. Porque la impersonalidad de un gran capitalista tras la empresa gastronómica no garantiza la satisfacción culinaria. Sino que, muy por el contrario, suele ser a la inversa. Pues casi siempre, los reductos pequeños, llevados a pulmón, y creados desde el corazón, son los que logran los mejores resultados en su cocina. Éste es el caso de Las Pizarras, en dónde no hay una carta formal. Sino que, Rodrigo Castillo (chef propietario) arma las opciones del día según lo que encuentra fresco en el mercado.

Son 8 entradas, 8 principales, y 4 postres, escritos en pizarrones gigantes colgados en las paredes. Tan simple como eso. Original y efectivo. Dónde lo mejor es lo esencial: lo que llegará a la mesa.

En mi caso, decidí empezar por la Tarta de cordero con mezclum de hojas verdes: exquisito! Tanto el relleno, con un potente y profundo sabor animal, gracias a una cocción larga y paciente de la carne de codero. Como también su masa, suave y esponjosa, similar a una brioche. Deliciosa. Como la segunda entrada, unas Mollejas salteadas sobre una ensalada tibia de papas, grelos, huevo poché, y vinagreta de mostaza de dijon. Fantástica combinación. Por un lado las crocantes y carnosas mollejas, y por el otro la untuosidad del huevo, que al romperse desparramó su yema sobre las papas y los grelos (una especie de bróccoli florecido mas amarguito y turgente), que combinado con la vinagreta de mostaza formó una salsa untuosa y sabrosísima que acompañaron los vegetales de maravilla. Soberbio.

Entre los principales, elegí la Codorniz rellena de castañas y espinaca, con salteado de coles, que resultó también un plato estupendo, tanto el ave, como el salteado, hecho de repollitos de Bruselas, tomates desecados, y cebollas.

Además probé el Braseado de ternera con puré de papas a la mostaza antigua, la carne también, servida tras una cocción súper lenta, muy suave, y por varias horas, conservó su color rojo, pero se deshizo en sus fibras, y concentró todos sus jugos, potenciando increíblemente su sabor. Magnífico.

Decidí entonces pasar a los postres, y dejar para otra oportunidad los chipirones, y el mero.

Me volqué por la Creme brulee de maracuyá, y un Crumble de banana con crema de ron, ambos deliciosos. El primero ya casi un clásico de la gastronomía fusión, con toda la intensidad aromática de la exótica fruta tropical, y la inigualable textura de la crema cocida con yemas de huevo. El segundo postre, en cambio, de gran originalidad, con la exquisitez de las bananas salteadas con manteca y azúcar, más una tenaz presencia del ron cubano. Memorable.

Lo mismo el café, de gran fortaleza y energía, justo como me gusta a mí. Pero sin petit four, ni nada para acompañarlo. No importa, habrá todavía una nueva y muy grata sorpresa esperándonos…
La cuenta: mucho más escueta que la de sus vecinos, y eso que supera en calidad a casi todos los restaurantes del barrio. Aplausos!

Be Sociable, Share!


14 comentarios de Restaurante Las Pizarras

  1. 2011/05/27 17:54

    Hola Gordito!! no sería posible que además de tus tentadoras descripciones tambien informaras aprox el precio del cubierto?? por supuesto sin tantos platos como los que comes vos ehhh!!! jajajajaja. Saludos.

    • El Gordito 2011/05/31 14:56

      Si si, Cris, justo estábamos agregando los precios. Aparecen debajo de las calificaciones.
      Puntualmente en este restó los platos principales rondan los $50 a $60, y las entradas $30/$35, igual que los postres.
      Gracias por tu comentario y sugerencia!

  2. 2011/06/17 19:44

    Hola!! Leo tu comentario y me interesa destacar el tema de que te den el café sin un pequeño petit four como detalle. Al respecto quiero destacar el acompañamiento que se hace al café en Magritte de Villa Urquiza un muy buen restó ( aunque caro) que deberías conocer

  3. 2011/08/23 18:00

    Siguiendo tus comentarios, fui a cenar a las pizarras y es tal como lo definis en tu nota. Ademas la relacion precio/calidad es muy interesante. Hay que apoyar a quienes trabajan con honestidad y calidad, para felicidad de los comensales!!

  4. 2011/10/05 12:15

    De las mejores experiencias! Comparto lo de la RPC a pleno. Pocas opciones pero bien pensadas. Quiero volverrrrrr

  5. 2012/07/09 15:16

    Fuimos dos matrimonios el sábado a las 22.30hs , el lugar es tal cual lo describe el gordito , la comida es excelente compartimos de entrada langostinos con salsa agridulce y una ensalada de mollejas , de plato principal dos porciones de solomillo y 2 de codillo de cordero pero nos pareció poca cantidad ,también compartimos el postre panqueque dulce de leche y húmedo de chocolate con helado. Muy buena atención , gran variedad de vinos y precio accesible .
    $150.00 Per capita. Lo recomiendo

  6. 2012/07/28 19:34

    Gordito, nos encantó la comida de este lugar!

    Pero avisá que no tienen gaseosas, cuestión que para los adictos a la Coca es fundamental saber. me encantó el lugar, pero creo que no volvería por ese motivo puntualmente!

  7. 2013/04/24 13:03

    Fui con mi pareja a este recinto con la esperanza de sorprenderme, como se dejaba entrever, a traves de los comentarios de este y otros sitios de critica culinaria. Pues la visita no alcanzo para colmar mi expectativa, la cual, estaba situada demasiado alta de antemano. Apenas llegamos y en la mesa adyacente a la nuestra había una queja planteada entorno a un pedazo de monda dientes mal clavado entre la carne de pato. Hasta el mismo chef se apersono entre las mesas para elevar las disculpas en persona.

    Así comenzó nuestra jornada, que no mejoro sino hasta el postre, hecho que narrare mas adelante en este comentario.

    Rapidamente pasamos a la elección del vino, no había mucha variedad pero debo decir que todos buenos. elegimos un pinot noir de bodega Padrillos que acompaño bien un mero a la plancha y un calamar dispuesto en la misma cocción. El primero de los platos que menciono estaba correcto pero nada mas, el acompañamiento del pescado era soso sin gracia y con poco gusto, pedacitos de calabaza y unas lentejas mal condimentadas, quiso ser un plato simple de la nueva cocina organica pero le falto autoria. El calamar se había pasado uno o dos minutos de su cocción ideal y se ‘achiclaba’ en la boca de a ratos, su acompañamiento si era bueno, lo cual salvo la velada.

    El postre fue bueno, cramble de peras con helado que el mozo Marcel pinto como un placer celestial, no era para tanto.

    El precio fue justo pero me quedo con sensación de vacío, no me quejo de lleno.

  8. 2013/10/16 10:48

    La verdad que suena muy lindo para ir a comer… pero, hay opciones vegetarianas? o terminare comiendo unos improvisados fideos con pesto+postre?

  9. 2013/10/26 19:39

    Un upgrade de este lugar
    El dueño-chef es un laleducado maltratador de sus empleadas y si da, de su clientela (lo constatè con amigos que viven cerca, iban segujido y abandonaron el boliche por eso). Y el tipo se cree Bocuse cuando la comida es rica.. pero no la gran cosa.
    Baños que dan asco, mal servicio (si maltratàs a la ùnica camarera que tenès, no pretendas que atienda bien, flaco!), puntos de cocciòn nada precisos (el tipo es creativo, pero improvisa demasiado).
    Mala experiencia

  10. 2014/07/19 19:45

    Decepcionante mi experiencia en Las pizarras. El menú escrito en pizarras altas y en letras pequeñísimas obliga al comensal a levantarse de la mesa y molestar a los demás. Las mesas están tan juntas que no se puede pasar entre ellas, lo que hace imposible mantener una conversación privada: el ruido es ensordecedor.
    Sacando las carnes de caza (que no me gustan) todo es muy elaborado, así que ni soñar con un plato de pastas o un bife. Comí un trozo de carne con algo inidentificable como guarnición y estaba babosa y pasada.
    De postre tomé un crumble de banana que llegó… ¡hirviendo! Me quemé con la fuente (porque lo trajeron directamente servido en la fuente del horno) y tuve que pedir hielo para una mano. El crumble se come apenas tibio… una barbaridad. Tomé un trago de vino que me convidó mi acompañante y pagamos… $300 cada una. ¿No les parece caro?
    La moza, colombiana como casi todo el personal de restaurantes en Palermo… Un fiasco

    • 2014/09/05 1:52

      Cuando dicen los precios es en moneda argentina o en dolares??

    • El Gordito 2014/09/08 16:38

      Los precios están en pesos Argentinos, ya que es nuestra moneda nacional y en esta cobran los restaurantes.

    • 2015/07/24 16:18

      En cuanto a lo de las pizzarras, tenés razón, pensé que era una idea muy original, pero no lo había visto desde tu punto de vista.
      Por las carnes, precisamente, un lugar de cocina de autor no tendrá (o no debería) tener una milanesa o un “típico” bife a la reducción de vino malbec y mucho menos un plato de pasta con la sala a elegir: tuco o blanca.
      Para mí es uno de los mejores lugares que fuí de Baires, con la categoría de Cocina de Autor, ya que por lo menos, usa carnes distintas a lo que se suele comer en Capital (sí, si no les gusta la caza, no vayan).


¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook