Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante Casa Umare

Arte, arquitectura, y alta cocina en Almagro

Be Sociable, Share!

Dirección: Billinghurst 362
Almagro
Teléfono: 4861-2030
Horario
Lunes a Sábado 20hs a cierre
Chef
Darío Gualtieri
Cocina
Características
  • Guía Óleo
  • Comida 20/30
  • Servicio 25/30
  • Ambiente 17/30

Casa Umare

Por suerte para quienes habitan el oeste de la ciudad (pero también para aquellos que vienen desde el sur, o inclusive desde conurbano), continúan inaugurandose sitios de alta calidad -en este caso de lujo- fuera del corredor norte: Las CañitasPalermoRecoleta. De manera que ya no tengamos que viajar para disfrutar de una noche excepcional. Pues el tránsito de Buenos Aires es cada vez mas abrumador. Y por otro lado excelentes propuestas en todos los rincones siguen apareciendo.

Como por ejemplo, Casa Umare, oculto dentro de un hotel Boutique en el barrio Almagro, donde funciona casi a puertas cerradas, pues nada desde afuera nos indica que el imponente edificio de principios de siglo es en realidad un sitio para hospedarse, ni mucho menos que en el interior se encuentra uno de los restaurantes recientemente galardonados como 50 mejores de Latinoamérica (según el prestigioso The Diners Club), y para muchos un verdadero top-ten de Buenos Aires. No podía ser de otra manera, después de todo, la cocina está a cargo del célebre DARÍO GUALTIERI, quien representó a la Argentina en el mítico concurso mundial Bocuse d´Or en Lyon, y además dirigió cocinas emblemáticas como la del LLao LLao, entre otras.

Títulos al margen, Casa Umare se destaca por dos cosas, por un lado, por la bellísima mansión antigua que lo contiene, recientemente restaurada por los propietarios actuales (que son arquitectos) y que lo han transformado en un magnífico palacio, preservando lo más posible la edificación y ornamentación original, pero también agregándole detalles de lujo, y obras de arte contemporáneas.

Y segundo, lo más importante, lo que nos ocupa, Casa Umare se destaca además por la cocina de Darío Gualtieri, con una propuesta moderna y acotada, pero que cambia con frecuencia. Por ejemplo, ya no estaba en carta su aplaudido Carpaccio de Pulpo, sino que en su reemplazo ofrecía uno de Lomo, curado en especias, y acompañado de rúcula, queso sbrinz (similar al parmesano), clásicas alcaparras, y aceto balsámico. Además, degusté unos Ravioles de Estofado de lengua de cordero con salsa atomatada, un plato de gran exotismo y fuerte presencia de las notas salvajes bien típicas de este animal, con un suave salseado para que no lo ensombrezca. Acto seguido, probé la Ensalada de hojas verdes con Cubos de camembert apanados y fritos, condimentados con una vinagreta de remolacha y maní, con una marcada presencia de este tubérculo. Y por último, una deliciosa Sopa de calabaza, Jengibre y Calamares, con queso mascarpone, ciboulette, naranjas y croutons, de un equilibrio preciso y armonioso entre los ingredientes.

De los principales, me animé a la Molleja al Sartén con vegetales, Puré de arvejas y Pomelo, con salsa de limón, jengibre, y ciboulette. Gran combinación de sabores, los gajos de pomelo fueron apenas cocinados en aceite de sésamo y emplatados justo sobre el puré de arvejas, impregnándolo de aromas a sésamo y cítricos, lo que lo transformó en una suerte de hummus de arvejas exquisito. Como el Solomillo de Cerdo con Ratatouille de mangos y Coco, en salsa de oporto. Perfecta la textura, el sabor de la carne, y el punto de cocción, como debe ser en estos cortes tan nobles y magros: sellado por afuera y jugoso por dentro. Pero además incluyó una sorpresa que no me esperaba, una especie de cubierta de curry en pasta que Darío trajo de la india completamente excepcional. Al igual que la Paleta de Cordero, deshuesada, y arrollada sobre sí misma para luego ser braseada en cocción larga. Deliciosa también.

De los postres elegí las Manzanas Caramelizadas, Génoise húmedo de almendras, y Helado de canela, con limón y dentelle crocante. Sublime sobretodo la génoise, que resultó ser una especie de bizcochuelo remojado completamente imbuido del sabor de las Almendras, y muy bien también el helado y las manzanas, aunque estas con muy fuerte presencia de la manteca. Imposible dejar pasar el Bavarois de Chocolate, Té negro, Macarón de maní, Salsa de naranjas, y Sorbet de cacao. Tanto el Bavarois como el sorbet verdaderamente maravillosos, sobre todo este último, por la fortaleza de un estupendo chocolate amargo súper intenso, en contraste con la ligereza de su textura, al no llevar crema, formidable. Para terminar, me decidí por la Delicia de dulce de leche, Ron, Cremoso de chocolate con leche, y Helado de dulce de leche. Algo tengo que confesar: no me satisfacen las preparaciones que requieren gelatina para su sostén, y entonces quedan gomosas y temblorosas. No me gustan. Y tampoco soy en general muy amigo de lo demasiado dulce. Mas bien me inclino por los postres a base de frutas, o sino chocolates oscuros. Pero quizás sea cosa mía.

Como mi manía con el café: que debe ser corto, intenso, y equilibrado. Y además debe venir con algo para acompañarlo. Tal cuál como lo sirven en Casa Umare, dónde funcionó como un perfecto broche de oro para una noche donde todo estuvo más que bien. Desde el appetizer de cortesía a nuestra llegada: un curioso helado de queso azul, luego una perfecta selección de panecillos calentitos que nos acompañaron durante todos los pasos, y por último una invitación de deliciosos vinos de postre, que justificaron plenamente la cuenta final.

Be Sociable, Share!



¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook