Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Parrilla Cabaña Las Lilas

Exclusivo para turistas, sin ningún sentido para locales

Be Sociable, Share!

  • Guía Óleo
  • Comida 23/30
  • Servicio 25/30
  • Ambiente 25/30

Carnes tiernas y perfectas

No podía seguir sin visitar la parrilla más exclusiva y glamorosa de Buenos Aires, así que decidí llenar mi billetera, y acudir sin reserva. Siendo un lunes, me imaginé que no habría problema. Grave error! Estaba llena y tuve que esperar más de media hora para entrar al salón comedor. Pero la verdad es que casi no se sintió la demora, primero porque me entretuve hojeando su impresionante carta de vinos, que más se parecía a una enciclopedia de enología que a un menú. Pero además porque poseen casi un segundo restaurante sólo para la gente que espera, con mesas cómodas y dónde hasta se sirven comidas y bebidas. Muchos comienzan su cena allí mismo con provoletas y achuras varias.

Me abstuve de pedir algún cocktail o entrada. No quería llenarme con entremeses. Y bien que hice, porque ofrecen un appetizer de bienvenida grandilocuente: trucha, ensalada caprese con mozzarella de búfala, trufas de queso azul, una bondiola serrana verdaderamente excepcional, berenjenas en escabeche, tomates desecados (que parecían mas bien confitados de lo rico que estaban), pimientos asados, y todo con unos panes saborizados también deliciosos. Hasta aquí, bastante justificado el alto precio del cubierto.

Pero sólo hasta ahí. La carta de vinos, si bien es superlativa en cuanto a la cantidad y calidad de las etiquetas, y a la presentación e información sobre las mismas, los precios lindan lo absurdo: duplican y hasta triplican los valores ya exagerados de los demás restaurantes. Si las añadas especiales fueran las desproporcionadas no importaría. Pero que la misma botella de medio pelo cueste 5 veces más que en el supermercado es un abuso y un sin sentido.

¿Y las carnes? Primero probé los cortes tradicionales, el Medallón de Lomo y el Bife de Chorizo. Buenísimos ambos, tiernos, perfectos. Pero ninguno de los dos fueron distintos a los de tantas otras parrillas -también buenas- de Buenos Aires, sólo que respetaron muy bien el punto de cocción (que en otros sitios a veces no ocurre). Y también costaron más del doble que en estos otros lugares (me refiero siempre a parrillas también muy buenas y de mucho renombre). En cambio, el Cochinillo confitado con cebollin en reducción de naranja -que no se ofrece en todos los menús de esta ciudad- resultó más graso y menos complejo e intenso de lo esperado (ninguna hierba o especia se sentía mas allá de la carne de cerdo) y la reducción de naranjas fue tan sólo un peinado decorativo en el borde del plato, que no se sintió ni llegó a equilibrarlo. En resumen, si bien estaba rico, no se justifica de ningún modo su tan alto costo. Prefiero otros restaurantes dónde degustar un cochinillo mejor y a menor valor.

Buena la ensalada que pedí de guarnición: Ensalada Tropical con Rúcula, espinaca, radicheta, castañas, piñones, queso grana padano rallado y reducción de aceto balsámico. Materia prima de gran calidad. No escatimaron con los piñones. Y delicioso el original aliño con la reducción del aceto.

De entre los postres, todos tradicionales y de los más clásicos, probé el Flan casero de leche. Delicioso, aunque muy sobrevaluado.

Lo mejor fue sin duda el café. Aquí se justificó más su valor, no sólo por su excelente sabor, sino porque además trajeron no menos de 20 petit fours distintos para acompañarlo, todos realmente exquisitos.

Y ésta es la verdadera diferencia entre Cabaña Las Lilas con el resto de las parrillas de calidad en Buenos Aires: abundan los detalles extra. Porque francamente, para el asadito, el choricito, y los cortes de siempre, desembolsar el triple, es sinceramente un despropósito.

Be Sociable, Share!


1 comentario de Parrilla Cabaña Las Lilas

  1. 2012/07/15 1:05

    me pareció correcto tu comentario Gordito.. Lo que pasa es que en Cabaña Las lilas, si bien no es la mejor carne que comí en Bs. Aires, se da una atmósfera estupenda con una atención de primera. Pero realmente es muy caro y últimamente a los chilenos no nos beneficia el cambio.


¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook