Blog del Gordito : Restaurantes en Buenos Aires
Cocina
Atención
Entorno
Precio

Restaurante Almacén La Siesta

Un shot de nostalgia y personalidad

Be Sociable, Share!

Horario
Lun a Mié: 9 a 17hs. Jue a Sáb: 9 a 12hs. Dom: 10 a 17:30hs.
Chef
Mariana Tejerina
  • Guía Óleo
  • Comida 23/30
  • Servicio 21/30
  • Ambiente 24/30

Almacén La SiestaDecidí hacerle una visita, empujado un poco por los lectores del blog, y otro poco intrigado de ver siempre el sitio repleto, y hasta gente esperando para sentarse, inclusive los días de semana al mediodía. Así fue que me dispuse a dedicarle un almuerzo bajo el sol, en una de sus simpáticas mesitas emplazadas sobre la vereda. La vieja casona reciclada, llena de colores pastel, y rodeada de plantas y macetones, le imprimen una gran personalidad. Como si fuera una especie de fusión entre la casa de mi abuela y un moderno bistró.

La simpleza, la rusticidad, y la economía de recursos son la regla del lugar. Pero eso no significa resignar el buen gusto, ni mucho menos el sabor de su cocina. No me entregaron una carta en mano, pero si me mostraron la pizarra con los platos del día: Taco mixto (de carne y pollo), con queso crema, guacamole, cebollas, y pimientos. Y luego una Pasta corta (con base de fileto), brócolis y tomates secos. Ambas opciones resultaron deliciosas. Súper equilibrado el taco mixto, bien balanceada la intensidad de las carnes, con la suavidad del queso, la palta, y los vegetales, de manera que se note bien el contraste de texturas y temperaturas de los ingredientes, sin que ninguno tape al otro. Muy bien lograda además la pasta, desde su punto de cocción hasta la textura de los tomates y brócolis, los primeros perfectamente hidratados y agridulces, y los segundos con mucho color, y levemente crocantes. Muy bien los dos. Lo mismo que el postre elegido, una chocotorta tradicional, idéntica a la que comía de pequeño: que se sienta el queso crema y no solo el dulce de leche, para que resulte más fresca, y no sea tan empalagosa. Un shot de nostalgia.

Naturalmente, si hubiera venido a cenar, quizás me habría encontrado con más opciones: como una Bondiola a la cerveza negra, o un Risotto con berenjenas ahumadas, y rúcula fresca, o quizás una Merluza en Croute de manteca de hierbas con batatas fritas. ¿Quién sabe? La carta cambia todo el tiempo. Pero nunca son mas de tres o cuatro opciones por vez. Y al mediodía menos. Pero en todo caso, siempre las suficientes, porque los pocos platos son garantía de frescura, y de que, aquello que han decidido preparar, lo harán muy bien. La atención también es correcta y expeditiva. Y la última revelación llegó con la cuenta: plato, bebida, postre y cubierto, costaron todo eso junto menos que un combo de comida rápida. Sorprendente. Sin lugar a dudas, de ahora en más, cada vez que ande por aquel barrio, si es la hora de comer, y si está la mesa libre, volveré a ocupar la misma silla, en el mismo lugar.

Be Sociable, Share!



¿Vos qué opinás? Dejá tu comentario:


Connect with Facebook